Hola a todos, bienvenidos a mi blog.
Aquí iré contando mis pequeñas aventuras, retos deportivos, viajes y vivencias en compañía de Natalia y nuestros amigos (y desde marzo de 2013 también nos acompaña Miguel). Montañas, carreras, marchas, escaladas, furgo, bici, playa, surf.... todas esas cosas que nos gusta hacer y que "necesitaríamos más vidas" para poder hacerlas todas, así que hay que aprovechar, porque... "Sólo se vive una vez".
Y en esta idea se resume el sentimiento de este blog. Espero que os guste.



jueves, 13 de septiembre de 2012

Vieux-Boucau (Las Landas, Francia), del 24 al 29 de Julio de 2012

Ya estábamos metidos de lleno en el verano y todavía no teníamos plan para las vacaciones. Después de estos últimos años haciendo interesantes viajes de montaña al extranjero, este año había alguna cosa en mente, pero nos cogió la crisis y se jodió. El caso es que nuestras almas viajeras no se podían resistir a quedarse en casa sin ir a ningún lado, así que nos pusimos a pensar en algo bueno, bonito y barato. La idea de volver a Las Landas rondaba nuestra cabeza desde que estuvimos de pasada al volver de los Alpes en 2010, pero por una cosa o por otra no habíamos ido. Ya teníamos destino, Las Landas, paraíso natural en la costa oeste de Francia, playas alucinantes, kilómetros y kilómetros de carril-bici, y cerca de casa. No hay montañas, pero es que no se puede tener todo.
Pues nada, cargamos la furgo con todos los trastos, la tabla de surf, las bicis...y nos vamos para Francia!!!

24 de julio, martes
Entre pitos y flautas y algunas cosas que teníamos que hacer antes de partir, salimos de Torrelavega al mediodía. Kilómetros de autopista y peajes, una parada para comer, unas cuantas vueltas buscando el camping al llegar a nuestro destino y por fin... aquí estamos, en Vieux Boucau. En toda la zona de Las Landas, y en todo Francia, hay un montón de zonas para autocaravanas y sitios para dormir con la furgo, pero como llevamos las bicis, preferimos quedarnos en un camping. El elegido ha sido el Camping Municipal Les Sableres, en el pueblo de Vieux Boucau, como se puede adivinar, es municipal y tiene unos precios muy razonables. 
Entramos en el camping, nos registramos y empezamos a alucinar, nada que ver con la mayoría de los campings en España, hablan español, son muy amables, nos informan de que hay wifi en todo el camping y nos dicen dónde está nuestro sitio. Vamos para allá y nos instalamos. El camping es gigantesco, tiene novecientas y pico parcelas y está completo, pero es muy tranquilo, parece mentira, no se oye ni una mosca, no quiero ni imaginarme el follón que habría en uno así en España...
Nos instalamos y nos acercamos a ver la playa, que está aquí al lado, sólo salir del camping y subir una duna.


Volvemos al camping, cenamos y nos vamos dando un paseo hasta el pueblo. Todo el mundo está comiendo helados, así que nos vamos hasta una heladería enorme que parece ser la mejor por la cantidad de gente que hay. Aquí vivimos una situación bastante graciosa. Primero hay que pagar en caja y te dan un  ticket con el que ir al mostrador a por el helado. Cuando nos llega el turno, Natalia se tira pa'lante y pide en inglés: "two ices, one ball" y la chica le responde "¿dos de una bola?" ja, ja, ja... yo me parto de risa... llegamos al mostrador, Natalia escoge los sabores y se lo dice a la chica en inglés y ella responde "ya, pero... ¿tarrina o cucurucho?" ja, ja, ja... Nos comemos el helado y nos vamos para el camoping a dormir, son las 11 de la noche y ya no queda casi nadie por la calle... Están locos estos franceses!!

25 de julio, miércoles
Nos levantamos y desayunamos tranquilamente. Hace muy buen día.

Preparando el deasayuno

Cogemos las bicis y nos vamos al pueblo para comprar algunas cosas. Es una pasada lo de las bicis, las hay por todos los lados, todo el mundo se mueve en bici, hay mogollón de carriles-bici y por todos los lados hay aparcamientos con cientos de bicicletas...

Bicicletas a la puerta de un supermercado

Después de hacer las compras volvemos para el camping y nos vamos a la playa... me llevo la tabla, pero hay unas olas del copón y no me atrevo a meterme. Comemos en el camping y después nos conectamos a internet para dar un poco de envidia a los amigos. Es una pasada a qué velocidad va internet... más rápido que en casa.

Por nosotros!!! ... y por vosotr@s...


"feiusbukeando"

Pasamos el resto del día en la playa, tomando el sol, bañándonos y sin hacer nada... vamos al camping, cenamos y ya se nos ha hecho tarde para ir a comer un helado, así que... a dormir.

26 de julio, jueves
Nos levantamos, desayunamos y nos vamos al mercadillo que hay todos los días en el pueblo.

Aparcando frente al mercado

Después del paseo y de coger el pan nos vamos para la playa. Volvemos al camping a comer y mientras Natalia hecha la siesta, yo me doy una vuelta por internet, que hace muchísimo calor para ir ahora a la playa. 

La hora de la siesta

Una vez que ha pasado el calor de las horas centrales del día volvemos a la playa, intento surfear un poco, pero no duramos mucho, se nubla y se pone como de tormenta. Cenamos con el espectáculo de los rayos de una tormenta eléctrica.

A cenar!!

Después de cenar empieza a llover y se levanta un fuerte viento, quito el toldo para evitar males mayores y nos vamos a dormir.

27 de julio, viernes
Después de la tormenta de anoche, amanece un bonito día. Desayunamos y cogemos las bicis con la intención de dar la vuelta al mar interior de Port d Albret.

Lago de Port D Albret

Es un bonito paseo de unos 7 kilómetros que da toda la vuelta al "lago" por in concurrido carril-bici. Lo cogemos en el pueblo de Vieux Boucau, que está en la misma orilla. Hay muchos ciclistas, familias con niños pequeños, gente corriendo, paseando... y en el agua gente practicando piragüismo y windsurf

Lago de Port D Albret

Una vez de vuelta en el pueblo, compramos el pan y nos vamos para la playa.

Una chapata, un  euro, como aquí

Parece que las olas han bajado un poco de tamaño, así que me meto a intentar surfear un  rato. Más o menos lo consigo.

"Le llaman Bodhi"

Después de la comida y la siesta, más playa y más surf, hasta que recibimos la llamada del amigo Urbis que se ha plantado aquí a pasar el fin de semana. Para cenar barbacoa, está prohibido usar carbón en las parcelas, la  tenemos que hacer en las parrillas que tiene el camping.

Barbacoa

Y después de la cena, hoy sí, heladito, pero por los pelos, porque llegamos casi a las 11 y ya estaban cerrando...

Helado


28 de julio, sábado
Amanece nublado, vamos con Urbis a visitar el mercado del pueblo y a dar la vuelta al lago con las bicis.

Mercadillo en Vieux Boucau


Vuelta al lago de Port D Albret


Vuelta al lago de Port D Albret

Comemos en el camping, y como sigue nublado, por la tarde decidimos ir a dar una vuelta en bici para conocer los pueblos de alrededor.

Carril-bici

Lo de los carriles bici es alucinante, todos los pueblos están comunicados por ellos y es una pasada pedalear con toda tranquilidad y sin apenas esfuerzo, porque no hay ni una cuesta. Llegamos hasta Messanges donde hay un lago en el que la gente hace windsurf, y como todavía es pronto, continuamos hasta Moliets, otro pueblecito costero parecido a donde estamos nosotros, con campings, áreas de autocaravanas y playas llenas de surfistas.

Messanges


Moliets

De vuelta al camping, vamos comentando lo bien que está montado esto del carril-bici aquí, un carril ancho, bien señalizado, con multitud de ramificaciones para llegar a todos los pueblos...en España algo así es ciencia-ficción. 

Natalia


Carteles indicadores

De regreso al campamento, nos duchamos, recogemos las bicis y preparamos la barbacoa para cenar.

Nuestro campamento

Lo de la barbacoa se alarga, primero que no tira, luego que la carne no se hace... y unos vecinos extranjeros que estaban allí descojonándose de nosotros. Cuando por fin acabamos ya es muy tarde para ir a por el helado, así que nos vamos a dormir.

29 de julio, domingo
Amanece un buen día, pero como hay que irse del camping antes de las 12, decidimos desayunar, recoger e ir a visitar Hossegor de la que vamos para casa.

Desayuno campista

Salimos del camping, y antes de irnos de Vieux Boucau, paramos a comprar un típico Pastel de la Landas para llevar a casa. Es una especie de magdalena gigante con sabor a rosco de reyes que está muy bueno, compramos uno ayer para probarlo y no llegó al desayuno de hoy ;-)

"Pastis Landais"


Después nos vamos para Hossegor. Al llegar hay un follón de coches tremendo y no nos lo explicamos hasta que al final descubrimos lo que es: hay mercado. Cuando por fin conseguimos aparcar, damos una vuelta por el pueblo, que tiene mucho ambiente y un montón de tiendas de todas las marcas surferas por excelencia. Natalia se compra una sudadera y nos marchamos rumbo a España.
Paramos en un área de descanso, ya en España, para comer y poco después estamos en casa.

Se acabó lo bueno, un bonito sitio, relativamente cerca de casa, y tranquilo para pasar unos días de relax.

5 comentarios:

  1. LA verdad,que fue un finde muy guapo,y a menos de tres horitas de casa,asique hay que repetirlo,Por cierto lo de el "TWO ICES" "ONE BALL"no sabia nada,jejejejeje,jejejejje,jejeje

    ResponderEliminar
  2. me ha encantado la página! hace mucho que no me hago escapadas de estas y después de veros me han entrado unas ganas... :)
    Bueno gracias por lo que aquí pones, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de que te guste.
      Un saludo

      Eliminar
  3. que bueno contar con paginas como esta¡¡¡¡ muchas gracias.
    planeamos nuestro viaje el tercer año consecutivo y contamos con vuestra información para que nos sea , si cabe, mas especial que el anterior.
    un saludo

    ResponderEliminar
  4. muy bueno el blog, yo tambien cuento mi experiencia en mi blog, http://lasrutasdecuca.wordpress.com/ espero que os guste, :)

    ResponderEliminar